165 views
# Maquinarias de escritura ## Apuntes sobre la crisis de la autoría ¿Pueden las máquinas ser autoras? Por el contexto literario del que partimos suponemos que la autoría implica la capacidad de escribir y de leer. Pero no solo eso, para un reconocimiento social de la autoría además se sobreentiende que lo escrito contiene «unidades mínimas» de significado o de sentido inteligibles a través de la lectura. El nombre «Shakespeare» es uno de los nombres [más conocidos](https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_best-selling_fiction_authors) relacionados a un nombre de autor. El nombre «Octavio Paz» también es un nombre de autor, que resuena menos que «Shakespeare» pero, para la literacidad general requerida entre los hispanohablantes, el conocimiento de su nombre es un requisito en diversas currículas escolares, aunque la lectura de su obra no sea una condición necesaria para su reconocimiento como nombre de autor. «Celia Amorós» también es un nombre de autor, pero en varias ocasiones su reconocimiento hace un mayor eco en el mundo hispanohablante de la filosofía, la literatura o el feminismo. El reconocimiento de alguien como autor a través de un nombre expone una cuestión relevante: el texto escrito yace en un segundo plano debido a que lo único necesario para el reconocimiento de un nombre de autor es que _algo_ haya sido escrito. Si no hay necesidad de leer o de conocer los textos que fueron escritos para el reconocimiento efectivo de aquello cuyo nombre constituye la autoría de dichos textos, tampoco es menester revelar, encontrar, consensuar o imponer «unidades mínimas» de significado o de sentido en el texto para poder hablar de un nombre de autor. El tejido de un texto no es una condición necesaria para que un autor exista sino, a lo sumo, para verificar que tal nombre es, en efecto, un nombre de autor y, para diversos géneros o clases de crítica literaria, para constituir el supuesto sustrato por el cual un sujeto se convierte en fundamento ontológico, epistemólogico o histórico para su posterior disociación o puesta en relación con el objeto de estudio de estas críticas: la obra literaria y su presunción atributiva o apropiativa por parte de un autor. Claro que puede argumentarse que sin texto no hay autor y, por ende, que para todo autor hay un texto que respalde su nombre sin importar que este sea ininteligible, innacesible, jamás leído o que el mismo autor nunca haya escrito. Sócrates es un autor que jamás escribió textos, pero que gracias a la atribución hecha en los diálogos platónicos, en la actualidad se le reconoce como autor de conceptos o de ideas. Platón es otro autor reconocido por aquello que fue escrito y publicado como diálogos platónicos, pese a que se ha demostrado o argumentado que algunos diálogos son [textos apócrifos](https://es.wikipedia.org/wiki/Di%C3%A1logo_plat%C3%B3nico#El_canon_antiguo). Y si Sócrates y Platón se consideran ejemplos anacrónicos de ciertas prácticas heterogéneas de escritura o de su ausencia que muestran la dificultad de vincular a un homínido con lo que se supone que es _su_ obra, tómese en cuenta el quehacer editorial y de escritura [realizado por Edith Stein](http://dadun.unav.edu/bitstream/10171/4083/1/166_3.pdf) para la publicación de _Ideas II_ y _Lecciones de Fenomenología: la conciencia interna del tiempo_, las cuales su nombre de autor es «Husserl» y, con ello, una evidencia presente en el canón de la filosofía occidental de todos estos tipos de escrituras que aún perviven en la (re)producción del conocimiento hecha en universidades, corporaciones, organizaciones o colectivos. Quizá aquí sean necesarias dos distinciones para evitar mayores confusiones. Cuando hablamos de «autor» por lo general hacemos referencia a por lo menos una persona en donde la atribución o apropiación de un texto se da de manera clara y unívoca. Sin embargo, una sinonimia a partir de un nombre de autor, que a su vez denota una entidad cuyo «[puntero](https://es.wikipedia.org/wiki/Puntero_(inform%C3%A1tica))» es una persona, permite obviar a estos intermediarios de la referenciación. Dichos intermediarios adquieren visibilidad cuando el deseo de trascender el nombre es insatisfecho, sea porque en realidad no conocemos ni podremos tener contacto con esa persona, sea porque esta es una entidad ficticia o sea debido a que el nombre no corresponde a las entidades que en realidad han escrito ese texto y que, si cuentan con un poco de suerte, sus nombres perviven en un crédito en la página legal, una nota al pie, una referencia u cualquier otro tipo de acotación o de reconocimiento presente en la obra del autor referenciado o en los textos de quienes la analizan críticamente. El debate entre Foucault y Barthes en torno a la muerte del autor sigue presente, pero con un matiz que delimita la posibilidad de que las máquinas sean autores: la acepción general de la autoría es más bien la excepción de la práctica editorial que en sus incesantes procesos de escritura, edición, publicación y difusión de textos también producen un nombre de autor que aglutina un conjunto de prácticas y de entidades que quedan tras bambalinas en pos de la atribución o la apropiación de las obras. Si esto es así, ¿por qué las máquinas no pueden ostentar este tipo particular de nombre propio que permite hablar de la autoría? La segunda distinción se centra en la sinonimia entre la obra y el texto. Cuando hablamos de «texto» por lo general nos retrotraemos al proceso o al producto de tejer ideas, afecciones, palabras y cadena de caracteres. Mientras tanto, cuando hablamos de «obra» en varias ocasiones hacemos referencia a una supesta selección de textos. Si bien la problematización de los criterios de selección es necesaria para la crítica de textos o de cánones, para la constitución de un nombre de autor solo se requiere suponer la existencia de dicha selección. El enfoque se desplaza de la «selección» al «supuesto» para denotar que al hablar de «obra» hacemos referencia a algunos textos cuya existencia queda sobreentendida. En consecuencia, no todos los textos son obras pero todas las obras implican ya al menos un texto supuesto. Otra diferencia entre la obra y el texto se da con el vínculo al nombre de autor, ya que para hablar de texto no es una condición necesaria o suficiente la mención a un autor; sin embargo, al hablar de una obra se lleva a cabo una función atributiva o apropiativa entre el nombre de autor y el supuesto texto seleccionado. Este nombre puede hacer referencia a una persona o a un personaje ---como en un seudónimo---, pero también a un [objeto nulo](https://en.wikipedia.org/wiki/Null_object_pattern) ---como a alguien desconocido o que decidió permanecer en el anonimato---. Esto permite otro matiz que delimita la posibilidad de que las máquinas sean autores: como la autoría referenciada a través de una obra puede ser cualquier entidad real, ficticia o nula, porque la referencia inicial es hacia un nombre; como el otro extremo referencial de la obra es la selección del producto textual sobreentendido, ya que solo requiere suponer su existencia, ¿por qué las máquinas no pueden ser esa entidad que a través de la obra se da la atribución o la apropiación de un texto? <figure> ```graphviz digraph tríada { rankdir=LR; edge [arrowhead=none]; label="* socialmente reconocido"; labeljust=left; subgraph cluster_autor { style=striped; label="autor*"; subgraph cluster_sinonimia_nepa { style=dashed; label="sinonimia nombre-entidad-persona-autor"; personas [shape=hexagon]; entidad [shape=rect]; real [shape=diamond]; ficticia [shape=diamond]; nula [shape=diamond]; denotación [shape=plain]; nombre [shape=rect]; // Ver: https://stackoverflow.com/questions/65764188/graphviz-invert-two-nodes-position-inside-a-cluster node [label="" shape=point width=.01] // bogus1 & bogus2 are needed to flip/swap/invert the funciones & producción nodes bogus1 bogus2; } subgraph cluster_fp { label=""; style=invis; funciones [label="atribución o\napropiación", shape=plain]; producción [shape=plain]; } máquinas [shape=hexagon]; {personas máquinas} -> real [arrowhead=normal]; {real ficticia nula} -> entidad [arrowhead=normal]; entidad -> denotación -> nombre } subgraph cluster_sinonimia_oa { style=dashed; label="sinonimia obra-texto"; subgraph cluster_texto { style=striped; label=texto; selección [shape=rect]; } obra [shape=rect, style=striped]; supuesto [label="supuesto\nexistencial", shape=plain]; } nombre -> funciones -> obra -> supuesto -> selección; producción -> selección; entidad -> bogus1 [headclip=false]; bogus1 -> bogus2 [tailclip=false, headclip=false]; bogus2 -> producción [tailclip=false]; } ``` <figcaption>Figura 1. Tríada del autor, la obra y el texto.</figcaption> </figure> En la conjunción de ambas sinonimias son perceptibles dos dualismos, del autor y la obra así como de la obra y el texto, y una tríada del autor, la obra y el texto. Por claridad se ha dispuesto la Figura 1, la cual requiere un mayor análisis. Por ejemplo, si la autoría es producto de un acto del habla, vale la pena preguntarse si las entidades productoras de texto forman parte del campo de la autoría o si se encuentran al exterior. Otra pregunta a plantear es si en realidad es posible trascender al nombre o si su denotación no es mas que una pretensión. Además, en [_Creación y anarquía_](https://pirateca.com/filosofia/creacion-y-anarquia-giorgio-agamben/) Agamben menciona la falta de simplicidad del término «obra», así como la posibilidad de su desaparición, donde esta queda sustituida por la actividad productiva, como en el _performance_. Esto implica que el «texto» del esquema podría ser cualquier producto ya no supuesto sino efectivo y que, en la ausencia de la «obra», la función atributiva o apropiativa se da de manera análoga a como el titular hace de la actividad productiva su propiedad, una reivindicación del dominio, según escribió Agamben, que por estar en relación con un título consiste en un acto del habla. Sin embargo, sea que no todos los elementos «entidad», «nombre», «obra» y «selección» estén presentes, que sus campos estén más delimitados a lo supuesto en un principio, como el caso del «autor», o que tengan otro nombre, como puede ser el «producto» en lugar del «texto», persisten ciertas acciones o resultados mínimos para poder establecer alguna clase de titularidad y, con ello, la posibilidad para hablar de la autoría: la producción, la apropiación y la atribución. <!-- TODO: desarrollar más aquello de la producción, la apropiación y la atribución, principalmente la última. --> ¿Pueden las máquinas producir textos? Si por producción de texto en una primera faceta se hace referencia a la capacidad de tejer sin importar la inteligibilidad de las «unidades mínimas» de significado o de sentido, las máquinas producen texto y lo escriben de manera incesante. Esta capacidad de escritura es tan vertiginosa que no hay homínido capaz de mantener el mismo ritmo. Por ejemplo, esta [Maquinaria de Escritura 1](https://jsfiddle.net/bwmkejc6/) ([ME-1](https://gitlab.com/-/snippets/2063472)) tiene la capacidad de escribir +150 palabras (+1,000 caracteres) por segundo. Esta cantidad puede ser mayor según los recursos de cómputo disponibles y la optimización del código. En una segunda faceta, las máquinas también son capaces de producir textos con «unidades mínimas» de significado o de sentido y lo escriben muy amenudo. En la Figura 2 hay cuatro ejemplos de maquinarias de escritura en proyectos de animación ([Synfig](https://www.synfig.org)), audio ([Audacity](https://www.audacityteam.org)), gráficos ([Inkscape](https://inkscape.org)) y publicaciones ([Scribus](https://www.scribus.net)). El _software_ guarda los datos como texto por lo general en metalenguaje [XML](https://es.wikipedia.org/wiki/Extensible_Markup_Language). Las [interfaces](https://es.wikipedia.org/wiki/Interfaz_de_usuario) de los programas pueden permitir al usuario escribir o tener otras [experiencias](https://es.wikipedia.org/wiki/Experiencia_de_usuario) de uso que las máquinas vierten en texto al guardarse los datos en un archivo; es decir, cualquier medio audiovisual, gráfico o textual puede producirse mediante la escritura. Las «unidades mínimas» yacen en ese texto estructurado en pos de su correcto procesamiento. Una consecuencia de estos procesos de escritura de textos debajo del capó es que las «unidades mínimas» pueden tener significado o sentido para las personas que lo leen o para las máquinas que lo procesan. Un antropocentrismo presente en la concepción de la producción de texto es el principal impedimento para observar que la escritura no siempre implica la lectura, o bien, que las máquinas procesan y «leen» texto. <figure> ![](https://i.imgur.com/DhBUv1f.jpg) <figcaption>Figura 2. Maquinarias de escritura en proyectos de 1) animación, 2) audio, 3) gráficos y 4) publicaciones.</figcaption> </figure> En la actualidad existen varias tentativas para que las máquinas escriban con «unidades mínimas» de significado y de sentido más próximas a las expectativas de un texto literario. Los ejemplos más notables en esta tercera faceta son los textos generativos que de manera general comprenden un proceso de producción a partir de unos datos de entrada que al procesarse por una máquina dan como resultado otros textos. Algunas técnicas implementan [gramáticas libres de contexto](https://es.wikipedia.org/wiki/Gram%C3%A1tica_libre_de_contexto) por las cuales se establecen ciertas reglas de formación que al ser aplicadas producen una diversidad de textos. [Tracery](http://www.tracery.io), desarrollado por [GalaxyKate](http://www.galaxykate.com), es una herramienta de [código abierto](https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3digo_abierto) que permite la aplicación de esta técnica con el lenguaje de programación [JavaScript](https://es.wikipedia.org/wiki/JavaScript) ---no confundir con [Java](https://es.wikipedia.org/wiki/Java_(lenguaje_de_programaci%C3%B3n))---, por lo que es posible su uso en cualquier navegador _web_ moderno. Un ejemplo de programación usando Tracery es el siguiente: ```json { "origin": ["Soy #entidad# que escribe de manera #adjetivo#."], "entidad": ["una máquina","una persona","una computadora","un humano","un autor","Shakespeare","Octavio Paz","Celia Amorós"], "adjetivo": ["incesante","interesante","innovadora","extraña","técnica","fantástica","problemática","programada"] } ``` Con esta notación de objetos en [JSON](https://es.wikipedia.org/wiki/JSON) son posibles 64 textos distintos (8 entidades × 8 adjetivos) con la siguiente muestra de resultados: ``` Soy un humano que escribe de manera programada. Soy Shakespeare que escribe de manera problemática. Soy una máquina que escribe de manera incesante. Soy Octavio Paz que escribe de manera extraña. Soy un autor que escribe de manera innovadora. Soy Celia Amorós que escribe de manera interesante. Soy una computadora que escribe de manera fantástica. Soy una persona que escribe de manera técnica. ``` Tracery ofrece un tutorial y un editor en línea, además de manuales técnicos, un [_fanzine_](https://es.wikipedia.org/wiki/Fanzine) y un artículo científico. En nuestra región, [Daniel M. Olivera](https://0xacab.org/eliand) ha experimentado con esta herramienta y ofrecido talleres como el de «[Bots literarios. Poesía narrativa por procedimientos en Tracery](https://0xacab.org/eliand/taller_bots_literarios)», impartido en el [Centro de Cultura Digital](https://www.centroculturadigital.mx) (CCD) y cuyo resultado fueron unos bots para Twitter o [Mastodon](https://joinmastodon.org), por ejemplo, [@Bestiarium2](https://twitter.com/Bestiarium2), [@abotlina](https://twitter.com/abotlina), [@bot_cholo](https://twitter.com/bot_cholo) y [@NostalgiaHipst1](https://twitter.com/NostalgiaHipst1). <figure> ![](https://i.imgur.com/zxBMIJJ.png) <figcaption>Figura 3. Apartado del editor de Tracery donde son visibles las reglas de composición de los textos.</figcaption> </figure> Por la influencia de la metodología de Tracery y del trabajo de Olivera, la organización [Programando LIBREros](https://twitter.com/proLIBREros) desarrolló dos bots de Twitter para las campañas [#SalvemosInternet](https://twitter.com/search?q=%23SalvemosInternet&src=typed_query) y [#NiCensuraNiCandados](https://twitter.com/search?q=%23NiCensuraNiCandados&src=typed_query) impulsadas por la Red en Defensa de los Derechos Digitales ([R3D](https://r3d.mx)), Creative Commons México, Wikimedia México, [Artículo 19](https://articulo19.org), [Derechos Digitales](https://www.derechosdigitales.org), Mozilla México, [LIDSoL](https://www.lidsol.org), [Tierra Común](https://tierracomun.org) y otras ~30 entidades. Estos bots, no afiliados a las entidades mencionadas, [estuvieron activos](https://twitter.com/proLIBREros_bot) para el envío de correos con asuntos y contenidos autogenerados y firmados con el nombre de los usuarios de Twitter que hicieron RT a sus [respectivas publicaciones](https://twitter.com/proLIBREros_bot/status/1278833901478113280). Ambos bots fueron programados con [Ruby](https://es.wikipedia.org/wiki/Ruby) y sus archivos se encuentran disponibles en los [repositorios](https://gitlab.com/programando-libreros) de esta organización. El [bot](https://gitlab.com/programando-libreros/bots/salvemosinternet) para #SalvemosInternet envío ~40 correos al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) del Estado mexicano en pos de la [neutralidad de la red](https://salvemosinternet.mx) y en contra del «[Anteproyecto de lineamientos para la gestión de tráfico y administración de red](http://www.ift.org.mx/sites/default/files/industria/temasrelevantes/13791/documentos/1documentoenconsultapublicaanteproyectodelineamientos.pdf)» por considerarse que puede abrir la puerta a la censura, la priorización pagada y la invasión de la privacidad en internet. En la campaña se enviaron un total de [~150,000 correos electrónicos](https://twitter.com/R3Dmx/status/1362460032303063051), por lo cual el [18 de febrero del 2021](https://r3d.mx/2021/02/18/tribunal-concede-amparo-a-r3d-y-ordena-al-ift-emitir-lineamientos-para-proteger-la-neutralidad-de-la-red-a-mas-tardar-el-30-de-junio-de-2021/) «el Segundo Tribunal Colegiado de Circuito en Materia Administrativa, Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones resolvió el Amparo en Revisión [308/2019](http://alturl.com/iqkvi) desechando los argumentos del [IFT] y ordenando a dicho órgano autónomo emitir Lineamientos para proteger la neutralidad de la red». El [bot](https://gitlab.com/programando-libreros/bots/nicensuranicandados) para #NiCensuraNiCandados envío ~200 correos a la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México para la [interposición](https://participa.nicensuranicandados.org) de una [acción de inconstitucionalidad](https://www.cndh.org.mx/sites/default/files/documentos/2020-08/COM_2020_245.pdf) a la reforma de la Ley Federal del Derecho de Autor (LFDA), decretada el 1 de julio de 2020, «por posibles violaciones a la libertad de expresión, al derecho de propiedad, a la libertad de comercio o trabajo y a derechos culturales, entre otras prerrogativas». Gracias a esta campaña, que resultó en un envío total de [~70,000 correos electrónicos](http://alturl.com/c9gkj), la Suprema Corte de Justicia de la Nación deberá determinar la inconstitucionalidad de las reformas en los próximos meses. Otro ejemplo de implementación técnica de gramáticas libres de contexto para la producción de textos es [Biteratura](https://github.com/srsergiorodriguez/aventura), una herramienta de código abierto desarrollada con JavaScript para generar historias interactivas. [Sergio Rodríguez Gómez](https://github.com/srsergiorodriguez) es su desarrollador y en el archivo [README](https://es.wikipedia.org/wiki/README) en español define «biteratura» como «textos literarios generados por computador». En el mismo documento se encuentra la documentación de esta herramienta así como ejemplos de un [generador de poemas](https://srsergiorodriguez.github.io/autopoeta) ([código](https://github.com/srsergiorodriguez/autopoeta/blob/master/docs/assets/autopoetadb.json)) y de una [historia interactiva](https://srsergiorodriguez.github.io/aventura/ejemplos/historia_interactiva) ([código](https://github.com/srsergiorodriguez/aventura/blob/master/docs/ejemplos/historia_interactiva/main.js)) basada en [_El dedo pulgar del ingeniero_](https://es.wikipedia.org/wiki/El_dedo_pulgar_del_ingeniero), escrito por Arthur Conan Doyle. <figure> ![](https://i.imgur.com/dx4Lfbm.jpg) <figcaption>Figura 4. Interfaces y código de dos ejemplos de biteratura, 1) un generador de poemas y 2) una historia interactiva.</figcaption> </figure> La implementación de las [cadenas de Márkov](https://es.wikipedia.org/wiki/Cadena_de_M%C3%A1rkov) es otra técnica para la producción de textos generativos. Estas cadenas son un proceso que a partir de unos eventos iniciales se obtienen las probabilidades de un pŕoximo evento. Sus aplicaciones están presentes en la economía, las finanzas, la metereología, los modelos epidemiológicos, la genética, la música y, de manera general, en cualquier actividad lúdica o de investigación que requiera modelos de simulación para la predicción de eventos. Para su aplicación literaria se utilizan textos como datos de entrada que la máquina procesa para predecir y producir nuevos textos. El proyecto editorial «[Aparato CiFi. Ciencia ficción escrita entre el río Bravo y el río Suchiate, de 1692 a 1947](http://aparatocifi.press)», bajo la coordinación de [Juan Pablo Anaya](https://www.escritores.org/biografias/12369-anaya-juan-pablo) y [Mayra Roffe](https://twitter.com/mayra_roffe) y con la asesoría legal de [Salvador Alcántar Morán](https://twitter.com/salvador_alc), es un ejemplo interdisciplinario en el que se experimentó con las cadenas de Márkov entre el 2019 y 2020. A partir de [la digitalización a PDF y la reedición en _ebooks_](https://gitlab.com/aparato-cifi/ac-libros) de los textos antologados, trabajo encomendado a Programando LIBREros, se levantó un sitio y se programaron varios bots, donde el soporte técnico fue realizado por [Canek Zapata](https://www.canekzapata.net), [Pierre Herrera](http://www.elem.mx/autor/datos/109626) y [Dorian Alexis Velázquez](https://gitlab.com/rexmalebka) y que asimismo contó con la participación de [Libia Brenda](https://twitter.com/tuitlibiesco) y [Gabriela Damián](https://es.wikipedia.org/wiki/Gabriela_Dami%C3%A1n_Miravete). Además de la impartición de un taller, llevado a cabo por [Verónica Gerber Bicecci](https://es.wikipedia.org/wiki/Ver%C3%B3nica_Gerber_Bicecci), las reediciones digitales de los textos antologados también se utilizaron para la selección de palabras que alimentan al bot [Raquel 1692](http://aparatocifi.press/raquel/scripts/static/index.html). Esta maquinaria de escritura, programada por Velázquez con [Python](https://es.wikipedia.org/wiki/Python) y [disponible públicamente](https://gitlab.com/rexmalebka/cifi-bot), genera textos de manera predictiva a partir de dicha selección mediante la implementación de las cadenas de Márkov. En su interfaz, el usuario introduce una [cadena de caracteres](https://es.wikipedia.org/wiki/Cadena_de_caracteres) y una cantidad de palabras que Raquel emplea para predecir y producir texto. Como se observa en la parte inferior de la Figura 5, a diferencia de las técnicas que implementan las gramáticas libres de contexto, en los procedimientos de las cadenas de Márkov las reglas de formación de textos no están predefinidas por la persona que programa la máquina. En su lugar, esta persona programa el algoritmo que la máquina ejecuta para formar textos según el modelo de Márkov. Las reglas para el tejido de un texto siguen presentes, pero dejan de ser definidas por una persona y, para nosotros, se prestan a arbitrariedades en su significado o en su sentido debido al carácter dinámico de las predicciones. <figure> ![](https://i.imgur.com/fwMAtEu.png) <figcaption>Figura 5. Interfaz de Raquel 1692.</figcaption> </figure> [UnBotMás](https://editorial.centroculturadigital.mx/pieza/unbotliterario) es otro ejemplo de implementación técnica de las cadenas de Márkov para la producción de texto. _El libro vacío_ de [Josefina Vicens](https://es.wikipedia.org/wiki/Josefina_Vicens), _Cartucho_ de [Nellie Campobello](https://es.wikipedia.org/wiki/Nellie_Campobello), _Las vírgenes terrestres_ de [Enriqueta Ochoa](https://es.wikipedia.org/wiki/Enriqueta_Ochoa) y _Balún Canán_ de [Rosario Castellanos](https://es.wikipedia.org/wiki/Rosario_Castellanos) son utilizados como datos de entrada para la generación de publicaciones en la cuenta [@botliterario1](https://twitter.com/botliterario1) de Twitter. Este bot fue programado para la exposición _Máquinas de escritura_ que se realizó en el CCD de junio a agosto de 2017 y en la actualidad continúa publicando una vez al día. <figure> ![](https://i.imgur.com/4qLjvwJ.png) <figcaption>Figura 6. <i>Feed</i> de Twitter de UnBotMás.</figcaption> </figure> Como es perceptible, esta faceta de las maquinarias de escritura aún está lejos del imaginario donde las máquinas escriben por sí solas textos con «unidades mínimas» de significado y de sentido adecuadas a las expectativas literarias de los homínidos. Los ejemplos aquí expuestos son una muestra básica de implementaciones cada vez más sofisticadas llevadas a cabo por las personas entusiastas de la [inteligencia artificial](https://es.wikipedia.org/wiki/Inteligencia_artificial) y del [_machine learning_](https://es.wikipedia.org/wiki/Aprendizaje_autom%C3%A1tico). Pese a los [importantes avances](https://openai.com/blog/better-language-models/#fn2) en este campo, la arbitrariedad de los resultados, al borde de [lo cómico](https://www.youtube.com/watch?v=LY7x2Ihqjmc&feature=emb_title), hacen que esta faceta sea recibida con [un amplio escepticismo](https://danialexis.net/2020/01/29/creativity-by-markov-chain-or-why-predictive-text-isnt-the-novel-writing-shortcut-youre-looking-for/) dentro de los gremios de escritores. No obstante, si el estado actual de las maquinarias de escritura se percibe como el presente histórico, en el que el imaginario desempeña un rol de guía, de límite o de utopía para la acción, entre su imperfección y equívocos existen ya implicaciones políticas, sociales y teóricas de esta manera de producir textos. <!-- TODO: explicitar más estas implicaciones, principalmente las últimas dos. --> Los bots en pos del activismo en línea son una modalidad de empleo político de la escritura. Sin embargo, se trata de una implementación minoritaria en comparación a los bots programados para la propaganda y la desinformación. El trabajo de [Wiesenberg y Tench](http://libgen.rs/scimag/10.1016%2Fj.ijinfomgt.2019.102042) sirve de punto de partida para advertir los distintos usos de los bots como son el seguimiento y el monitoreo de la actividad de los usuarios; la republicación, el reenvío o la reacción a favor o en contra de contenidos; la publicación de respuestas o de comentarios, así como la generación y la publicación de contenidos. Estos usos permiten que los bots sean utilizados para el trabajo, el comercio, la educación, el activismo y la propaganda. El uso ético o no de los bots depende de la manera en como fue programado, por lo que la reflexión ética gira en torno a los propósitos de sus propietarios y no en relación con su capacidad de automatizar tareas, como es el ejercicio de la escritura para la literatura o la desinformación. Varios investigadores como Wiesenberg y Tench han encontrado evidencia de la influencia que los bots y las «_fake news_» han tenido en, por ejemplo, [las elecciones de medio término de EE. UU. de 2010](http://libgen.rs/scimag/10.1145%2F3292522.3326016), [las elecciones federales de México de 2012](https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-44302996), [las elecciones presidenciales de Sri Lanka de 2015](http://libgen.rs/scimag/10.1177%2F0270467617736219), [el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea de 2016 (_brexit_)](http://libgen.rs/scimag/10.1145%2F3292522.3326016), [las elecciones presidenciales de EE. UU. de 2016](http://libgen.rs/scimag/10.1145%2F3292522.3326016), [las elecciones presidenciales de Francia de 2017](http://libgen.rs/scimag/10.2139%2Fssrn.2995809), [las elecciones federales de Alemania de 2017](http://libgen.rs/scimag/10.1126%2Fscience.357.6356.1081), [el referéndum para la independencia de Cataluña de 2017](https://www.pnas.org/content/115/49/12435), [las elecciones generales de Italia de 2018](http://libgen.rs/scimag/10.1038%2Fs42005-020-0340-4), [las elecciones federales de México de 2018](https://www.forbes.com.mx/de-bots-trolls-fake-news-y-las-elecciones-2018/), [las elecciones presidenciales de Brasil de 2018](http://libgen.rs/scimag/10.1108%2Fjices-12-2019-0134) y más campañas de desinformación en al menos [48 países](http://comprop.oii.ox.ac.uk/wp-content/uploads/sites/93/2018/07/ct2018.pdf). En este [burdo ejemplo](https://jsfiddle.net/0x7t6n9p/) de [ME-2](https://gitlab.com/-/snippets/2066565), la cual es otra aplicación técnica de las gramáticas libres de contexto, una gramática redactada con tan solo 72 palabras y una implementación en JavaScript de menos de 100 líneas de código hacen posible obtener 61,120 publicaciones irrepetibles para la (des)información en redes sociales. Este es el [objeto](https://developer.mozilla.org/es/docs/Web/JavaScript/Guide/Trabajando_con_objectos) con las oraciones redactadas por un homínido: ``` { origin: ["#EsDeMexicanos ~phrase1~ o ~phrase2~", "~phrase1~ o ~phrase2~ #EsDeMexicanos", "#EsDeMexicanos ~phrase1~", "~phrase1~ #EsDeMexicanos", "#EsDeMexicanos ~phrase2~", "~phrase2~ #EsDeMexicanos"], phrase1: ["~verb1~ ~el1~ a todo", "a todo ~verb1~ ~el1~"], verb1: ["ponerle", "meterle", "colocarle"], el1: ["chile", "pero", "tortilla", "bolillo", "salsa", "picante", "tamal", "chela", "cerveza", "duda"], phrase2: ["~verb2a~ ~adjective2~ para ~verb2b~", "para ~verb2b~, ~verb2a~ ~adjective2~", "~verb2b~ ~adjective2~ para ~verb2a~", "para ~verb2a~, ~verb2b~ ~adjective2~"], verb2a: ["comer", "reírse", "tomar", "llorar", "gritar"], verb2b: ["cotorrear", "salir", "enfiestarse", "disfrutar", "ser feliz"], adjective2: ["mucho", "un chingo", "demasiado", "un montón", "en exceso"] } ``` Cada [cadena de caracteres](https://es.wikipedia.org/wiki/Cadena_de_caracteres) entre virguillas (`~`) se utiliza como [clave](https://es.wikipedia.org/wiki/Base_de_datos_clave-valor) para otro [conjunto](https://es.wikipedia.org/wiki/Vector_(inform%C3%A1tica)) del mismo objeto que la ME-2 sustituye por su [valor](https://es.wikipedia.org/wiki/Base_de_datos_clave-valor). Los niveles de anidamiento son ilimitados, aunque en esta implementación se usaron tres, por ejemplo, `~phrase1~ ⇒ ~verb1~ ⇒ ponerle`. En esta aplicación se descuidó el entrelazamiento entre las palabras y las claves; no obstante, con 72 palabras esta maquinaria de escritura produce 654,400 palabras o 2,618 cuartillas de 250 palabras cada una en un par de segundos. En una conjunción de las capacidades de dos entidades distintas, una máquinaria incesante de escritura y un homínido que introduce sus reglas de formación, una computadora personal tiene la capacidad de producir textos con «unidades mínimas» de significado o de sentido inteligibles a través de la lectura. Las máquinas no requieren de un «despertar» para «programarnos», ya lo hacen según los intereses de una minoría titular de su código y propietaria de las infraestructuras necesarias para la propagación de los contenidos. No hay legislación, ni siquiera la nueva reforma a la LFDA, que regule la actual capacidad de producción de textos en pos de la [influencia de la opinión pública](http://libgen.rs/scimag/10.1016%2Fj.physa.2020.124163). <figure> ![](https://i.imgur.com/pnz5Gie.png) <figcaption>Figura 7. Mil muestras aleatorias de 61,120 publicaciones únicas producidas por ME-2 con una gramática de 72 palabras.</figcaption> </figure> Con mucha probabilidad la LFDA no es la legislación apropiada para este tipo de regulaciones sino tal vez alguna cuya aplicación administrativa corresponda al IFT. Sin embargo, la posibilidad de amplificación de un solo discurso a través de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación sí queda protegida por esta legislación. En los [artículos 12 y 13](http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/122_010720.pdf) (A12-3) de la LFDA se establece a la persona titular del código, por ejemplo, la programadora de bots o su empleador, como el autor y _su_ obra. En esta legislación, el «autor» es la persona física _creadora_ de obras (A12), por lo cual los derechos patrimoniales le pertenecen (A25) o son compartidos con su empleador (A26;84;103), así como la «obra» es la _creación original_ (A3), la cual se otorga su protección cuando se fija en un soporte material y sin necesidad del cumplimiento de alguna formalidad (A5). Por obra original en este contexto se entiende a que no es derivada de otra obra y, por ello, que no cuenta con un precedente o, de tenerlo, que la producción se diferencia de manera suficiente al punto de permitir la afirmación de su originalidad (A4CI). Para las legislaciones actuales las máquinas no son autores ya que estas no son consideradas sujetos jurídicos sino un objeto _creado_ por un autor. No obstante, varios autores socialmente reconocidos tampoco lo son bajo estos términos. Por ejemplo, un sócrates contemporáneo, es decir, un autor de conceptos o de ideas pero no de textos, los cuales son los soportes materiales bajo protección, no puede gozar de las garantías concedidas por la LFDA. Una stein contemporánea, una escritora que parte de una selección de textos, como un conjunto de notas de otra persona, tampoco sería considerada una autora según la LFDA si no hay condiciones suficientes que afirmen su diferenciación. El autor de esas notas, un husserl, podría considerarse el autor de las obras escritas por una stein si y solo si se obvian dos hechos: que este husserl no escribió esos soportes materiales y que lo escrito por esta stein carece de originalidad. Una consecuencia de ambas eludiciones es que, para dar paso a la autoría en un sentido jurídico, la producción hecha por un solo individuo, como sucede de manera regular con la escritura, no sería la intermediaria entre la creación de ideas o del discurso y su fijación en un soporte material unitario y divulgado públicamente. ¿Cuál es, entonces, la actividad de un husserl que permite ir de una creación de notas a una obra suya, si a través de su selección, disposición y reescritura una stein produce el texto en ausencia de un contrato? ¿Dónde quedan los procesos editoriales y de escritura únicos e irrepetibles de una stein que permiten al lector percibir una hilación de argumentos en la obra de ese husserl en lugar de una concatenación de notas? Si el nexo suficiente o necesario entre la creación y la fijación no es la producción individualizada del soporte material, ¿se está hablando aún de una actividad ejercida por un sujeto que puede demostrarse y protegerse legalmente o más bien de una presuposición sobre la producción cultural, por ejemplo, las ideas que rigen la concepción antropocéntrica y egocéntrica del acto de escritura? En una legislación que requiere de un nexo unívoco entre creación, producción y fijación para la garantía de unos derechos, hay una laguna si, mediante una suposición en lugar de una demostración, un husserl escritor de notas se considera el único autor de una obra escrita sin contrato por una stein. <!-- TODO: agregar más consecuencias. --> Con las definiciones de «autor» como «creador» y de «obra» como «creación original fijada» la LFDA evita el equívoco social y recurrente de suponer que el derecho de autor para nuestro caso, o el _copyright_ para el contexto anglosajón, pretende proteger a las ideas como propiedad, en lugar de un objeto tangible. Sin embargo, estos actos del habla son en realidad un traslado del significado y del sentido de estas nociones a una concepción de la «creación» que en la actualidad se reproduce en la convivencia social. La introducción en el discuro del término «creación» no fue fortuito ni inmediato ni reciente. En palabras escritas por Agamben, «su condición de posibilidad se da» entre el fin del mundo clásico y el inicio del medieval, donde la «fuerza de esta concepción» consistió en que «tenía su modelo en la creación divina». Aunque en un contexto secularizado es posible hablar de creación sin hacer mención a una divinidad, hoy en día el modelo persiste con vigor porque sin un remanente teológico o metafísico que la respalde, la creación es un significante vacío si se percibe allende a la producción e imprescindible para la constitución de la autoría. Por ejemplo, Agamben nos narra que, en seguimiento con Tomás de Aquino, dios creó al mundo conforme a una idea preexistente en su mente. En la LFDA está patente una presuposición social que percibe a la producción cultural como la materialización de ideas preexistentes en una mente. Debido a que el derecho positivo no puede legislar las conciencias, la creación por sí misma no tiene significado ni sentido jurídico al menos que se complemente con las nociones de «originalidad» y de «fijeza». El sintagma «creación original fijada» da condiciones de posibilidad para el ejercicio del derecho positivo, aunque en su camino también traslada el significado y el sentido de la «originalidad» y la «fijeza» a las sociedades sobre las que hace efectivo su dominio. Otro ejemplo es el supuesto presente en los derechos morales por el cual la obra es el fruto «único, primigenio y perpetuo» de un creador (A18). Estos derechos tienen [su antecedente](https://maestria.perrotuerto.blog/tesis/html/tesis.html?v=bce867fa#del-problema-de-la-interpretacion-al-de-la-teorizacion) en las interpretaciones de juristas decimonónicos en torno a Kant y Hegel. Para el primer caso, estos derechos se fundan a través de [una distinción kantiana](https://pad.programando.li/s/Sy-1K3WYw) entre _opus_ (el libro o el texto) y _opera_ (el discurso), que a su vez es [una referencia expresa](https://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0101-31732006000200002) a las virtudes aristotélicas del alma. Para la segunda referencia, los derechos morales se constituyen gracias a [una concepción hegeliana](https://maestria.perrotuerto.blog/tesis/html/tesis.html?v=bce867fa#la-teoria-personalista-hegel-kant-y-mas-hegel) sobre la externalización de la voluntad que permite a la persona [existir como Idea](http://tomgpalmer.com/wp-content/uploads/papers/palmer-morallyjustified-harvard-v13n3.pdf). Sin la inyección en el discurso de conceptos como «virtud», «alma», «voluntad» o «Idea», no hay una explicación efectiva que sustente la unicidad y especificidad del vínculo entre el autor y su obra en un contexto donde también cada lector establece un nexo único e irrepetible con los objetos de su lectura y donde el productor del texto puede ser una persona distinta al creador y autor de una obra. <!-- TODO: extender y sistematizar ejemplos donde la creación es un significante vacío sin un remantente teológico o metafísico. --> La creación se perfila con un idealismo que raya en la fantasía de un arquetipo divino. Sin embargo, una noción materialista de la creación es posible. La creatividad puede considerarse como un proceso productivo indiscernible para un momento histórico en específico, un proceso en el que todavía es difícil distinguir los elementos y sus interacciones que lo constituyen. Se trataría de una incógnita que permite pasar de una fase productiva A a una B, una interrogante que es resultado de nuestra incapacidad de inteligir la manera en como llega a ser ese cambio cuantitativo o cualitativo. No hay en la creación inserta en la producción la suposición de una ininteligibilidad trascendental análoga a nuestra insuficiencia o insatisfacción de comprender «la creación del mundo» a partir de un modelo preexistente en la mente de un arquitecto divino. Tampoco estaría presente el género masculino, pretendidamente neutro, cada vez que se invoca a semejante divinidad. La creación no deja de ser una actividad ejecutada por una entidad, un ejercicio fascinante que genera nuevos nexos entre ideas y conceptos o que da valor a bienes, solo se le asigna una marca temporal y espacial como actividad productiva, como un proceso parte del incesante curso del quehacer cultural. No obstante, esta noción materialista de la creación desata varias consecuencias. Si la creación es un proceso productivo indiscernible, quiere entonces decir que hay ocasiones en la producción donde habrá un salto cuantitativo o cualitativo que en un momento histórico determinado no puede ser explicado sino supuesto. En esa situación, el nexo productivo entre una entidad y una selección de textos (Figura 1) más bien sería un supuesto productivo: ¡eureka!, hay producción aunque en la actualidad no exista la granularidad suficiente para comprenderla. El resultado de esta arbitrariedad es una noción no mecanicista de la producción y los procesos que la componen, por lo que surge la exigencia de reflexionar su significado y sentido. En los datos de entrada y las reglas de formación por las cuales las máquinas producen textos se llega a la arbitrariedad de sus resultados y a la indeterminación de sus procesos. Para los homínidos es claro que no hay arquetipo divino que intervenga en este modelo productivo. Sin embargo, la bruma aparece en el horizonte conforme nos aproximamos al mar abierto por el pujante avance de la capacidad de cómputo, hasta el punto donde no hay claridad sobre cómo es que se da este modelo confeccionado por las máquinas. La producción indiscernible de las máquinas es un «evento» creativo que no exige «inteligencia» para que las máquinas puedan ser autoras. Una posible consecuencia de gran calado es que esta concepción materialista de la creación deja de ser teológica y metafísica, pero también humana. En los [tiempos antiintelectuales](https://pad.programando.li/s/ryONAasrv) de un mundo envuelto en una crisis global que delante suyo avanza el cambio climático y de unos homínidos que poco a poco empiezan a normalizar y hasta exigir la existencia de aparatos productores de cuerpos, poco a poco comienzan a establecerse las condiciones de posibilidad donde el «creador» y la «creación original fijada» de la LFDA apunte a las máquinas. En medio de esa referenciación se entreve la disputa entre los juristas, los legisladores y el público de nuestro tiempo sobre su estatus jurídico. ¿Pueden las máquinas ser un sócrates, una stein o un husserl? Quizá el debate del derecho de autor para el siglo XXI no será sobre un derecho a la subsistencia a través de la producción, la apropiación y la atribución, sino la punta de lanza del derecho de las máquinas a ser sujetos, el caballo de troya que desarticulará la actual fantasía antropocéntrica presente en la escritura, la autoría y el derecho de autor.